URBANISMO Y MOVILIDAD: LA LEY 11/2023 DE 9 DE NOVIEMBRE, DE MOVILIDAD SOSTENIBLE DE EUSKADI

Sharing is caring!

El Boletín Oficial del País Vasco de fecha 23 de noviembre de 2023 publicó la Ley 11/2023, de 9 de noviembre, de movilidad sostenible de Euskadi. Con este artículo trataré de dar unas breves pinceladas sobre la repercusión urbanística de esta Ley.

1.- Introducción.-

No creo que la publicación de esta Ley nos deba provocar a los que trabajamos en el procedimiento expresiones del tipo de:  ¡otro informe más! En la práctica los urbanistas  no vamos a tener que inventar nada, ni pedir ningún informe sectorial más a alguna otra Administración a causa de esta Ley.

La conexión entre el urbanismo y la movilidad sostenible no debería de ser nada nuevo, de hecho, llevan tiempo íntimamente relacionados en la planificación urbana y el desarrollo urbano.

La Ley ya está en vigor, concretamente. desde el día siguiente a su publicación.

 2.- Exposición de motivos: Ideas destacadas.- 

El concepto de movilidad sostenible lleva implícito la necesidad de un planteamiento integrado y multimodal que responda adecuadamente a las necesidades de la ciudadanía en materia de transporte de personas y mercancías y que, a su vez, contribuya a reducir o minimizar el impacto de carácter ambiental y social que se deriva del modelo de transporte actual, hecho que requiere la contribución de las administraciones públicas y de la sociedad vasca en su conjunto.

Entre los objetivos que persigue la presente ley está dotar a las administraciones de herramientas de planificación en materia de movilidad sostenible, para:

*Reducir de forma drástica la contaminación en las ciudades derivada del transporte.

*Fomentar el uso de energías renovables.

*Asegurar una red de transportes adecuada a las necesidades de movilidad de la población en su conjunto, que sea accesible para todas las personas y que tome en consideración la perspectiva de género.

3.- Articulado con incidencia en el urbanismo.- 

3.1. Artículo 3.– Principios de actuación.1.– La actuación de las administraciones públicas vascas se ajustará a los siguientes principios:

i) La coordinación de los planes territoriales, urbanísticos y energéticos con los planes de movilidad sostenible, en el marco de las Directrices de Ordenación Territorial.

3.2. Artículo 18.– Planeamiento urbanístico y movilidad sostenible:

1.– El planeamiento urbanístico establecerá determinaciones de movilidad sostenible, integrando criterios de movilidad peatonal y ciclista y de seguridad vial en el diseño de las calles y espacios públicos, así como una adecuada accesibilidad de la ciudadanía al transporte público.

2.– Los municipios garantizarán la coordinación del planeamiento urbanístico con la planificación de la movilidad sostenible prevista en la presente ley.

3.– A los efectos previstos en los párrafos anteriores, el estudio de movilidad recogido en el artículo 7.3.c) de la Ley 4/2019, de 21 de febrero, de Sostenibilidad Energética de la Comunidad Autónoma Vasca, deberá evaluar, adicionalmente, la viabilidad de gestionar de forma sostenible los desplazamientos de personas y mercancías analizando las posibilidades de transporte público, la capacidad y funcionalidad de la red viaria y los modos de transporte alternativos, proponiendo, en su caso, medidas de ordenación y planificación del transporte para propiciar la movilidad sostenible en el municipio.

 

El primer párrafo no distingue entre instrumentos de ordenación estructural y pormenorizada, por lo que las citadas determinaciones de movilidad sostenible se exigirán a las modificaciones del Plan General de Ordenación Urbana, a los Planes Parciales y a los Planes Especiales.

Respecto a la coordinación exigida en el segundo párrafo, bien podría articularse a través de los correspondientes consejos sectoriales.

El artículo 18 se remite al artículo 7.3.c) de la Ley 4/2019, de 21 de febrero, de Sostenibilidad Energética de la Comunidad Autónoma Vasca. Este precepto dispone lo siguiente:

El estudio sobre sostenibilidad energética incluirá los siguientes aspectos: c) Estudio de movilidad, a los efectos del consumo energético, incluyendo alternativas al uso del  transporte privado y políticas de impulso de la movilidad no motorizada y la no movilidad. A esto se añade ahora: la viabilidad de gestionar de forma sostenible los desplazamientos de personas y mercancías analizando las posibilidades de transporte público, la capacidad y funcionalidad de la red viaria y los modos de transporte alternativos, proponiendo, en su caso, medidas de ordenación y planificación del transporte para propiciar la movilidad sostenible en el municipio.

El alcance del estudio de movilidad dependerá de la dimensión de la operación urbanística. En todo caso, las determinaciones de movilidad sostenible se analizarán de manera bifásica:

-En el procedimiento de evaluación ambiental estratégica.

-En los informes al documento sustantivo urbanístico.

A nivel estatal, el artículo 3.3.f) del Real Decreto Legislativo 7/2015, de 30 de octubre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley de Suelo y Rehabilitación Urbana, establece: 

“Los poderes públicos formularán y desarrollarán, en el medio urbano, las políticas de su respectiva competencia, de acuerdo con los principios de competitividad y sostenibilidad económica, social y medioambiental, cohesión territorial, eficiencia energética y complejidad funcional, procurando que, esté suficientemente dotado, y que el suelo se ocupe de manera eficiente, combinando los usos de forma funcional. En particular: Garantizarán la movilidad en coste y tiempo razonable, la cual se basará en un adecuado equilibrio entre todos los sistemas de transporte, que, no obstante, otorgue preferencia al transporte público y colectivo y potencie los desplazamientos peatonales y en bicicleta.”

Por tanto, la legislación estatal ya venía apuntando ciertos aspectos.

4.- Conclusiones.-

4.1. La movilidad sostenible lleva presente mucho tiempo en el urbanismo y en la planificación urbana. Esta Ley no es ningún acta fundacional. 

4.2. El estudio de movilidad se integra en el estudio de sostenibilidad energética y por tanto, se verifica por el órgano autonómico competente en materia de medio ambiente, en el marco de la evaluación ambiental estratégica.

4.3. Las determinaciones sobre movilidad deberán de analizarse necesariamente en el documento urbanístico.

Ley 11/2023, de 9 de noviembre, de movilidad sostenible de Euskadi:

https://www.euskadi.eus/web01-bopv/es/bopv2/datos/2023/11/2305255a.shtml

11/2023 LEGEA, azaroaren 9koa, Euskadiko mugikortasun jasangarriarena:

https://www.euskadi.eus/web01-bopv/eu/bopv2/datos/2023/11/2305255e.shtml

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *