LEY 7/2021, DE 20 DE MAYO, DE CAMBIO CLIMÁTICO Y TRANSICIÓN ENERGÉTICA (II)

Sharing is caring!

LEY 7/2021, DE 20 DE MAYO, DE CAMBIO CLIMÁTICO Y TRANSICIÓN ENERGÉTICA (II)

Como continuación del artículo anterior y centrándonos en la ordenación urbanística, el artículo 21.1.b) dispone:

1. La planificación y gestión territorial y urbanística, así como las intervenciones en el medio urbano, la edificación y las infraestructuras de transporte, a efectos de su adaptación a las repercusiones del cambio climático, perseguirán principalmente los siguientes objetivos:

b) La integración, en los instrumentos de planificación y de gestión, de las medidas necesarias para propiciar la adaptación progresiva y resiliencia frente al cambio climático.

Leer más: LEY 7/2021, DE 20 DE MAYO, DE CAMBIO CLIMÁTICO Y TRANSICIÓN ENERGÉTICA (II)

En primer lugar, resulta complicado determinar exactamente, en materia de ordenación y ejecución urbanística, cuales son los instrumentos de planificación y gestión. La Ley en sus primeros artículos no contempla un listado de definiciones, al contrario, por ejemplo, de la Ley 21/2013 de Evaluación Ambiental. Algo comenté en el post anterior.

Creo que resulta evidente, al menos para mi, que el artículo se refiere a los planes generales y sus modificaciones, a los planes de compatibilización y a los planes de sectorización, a los planes parciales y planes especiales. También creo que afecta a los proyectos de urbanización y en la CAV, a los programas de actuación urbanizadora, en la medida en que se incluyen los anteproyectos de urbanización, aunque esta interpretación según la leo, me parece excesiva.

En la Comunidad Autónoma del País Vasco ocurre una cosa muy curiosa con relación a los estudios de detalle. Según el artículo 6.2 del Decreto 46/2020, de 24 de marzo, de regulación de los procedimientos de aprobación de los planes de ordenación del territorio y de los instrumentos de ordenación urbanística, los estudios de detalle no se hallarán sometidos al procedimiento de evaluación ambiental estratégica que resulta, además, innecesaria dada la escasa entidad y la nula capacidad innovadora de los mismos desde el punto de vista de la ordenación urbanística.

Este asunto no es baladí y dará que hablar. Más adelante trataré de explicar, o más bien preguntarme, como se verifica la integración en los instrumentos de planificación.

La palabra integración supone que la consideración de la variable del cambio climático ha de producirse en la fase primigenia de la elaboración del documento, es decir, ha de estar presente en el primer documento que se expone al público. Por tanto, introducida en el documento antes del avance y de la aprobación inicial. Habrá que analizar como enmarcarla respecto a la participación ciudadana en los instrumentos de ordenación estructural.

¿cómo se produce la verificación? ¿qué órgano lo verifica? ¿se integra dentro de la evaluación ambiental estratégica o es un procedimiento aparte?

Tal vez haya que esperar al desarrollo reglamentario previsto en la Disposición Final Sexta pero la Ley 21/2013 de Evaluación Ambiental nos ofrece la respuesta a esta pregunta.

El artículo 5.1 de la Ley 21/2013 nos ofrece esta definición del evaluación ambiental:

1. A los efectos de esta ley se entenderá por:

a) “Evaluación ambiental”: Proceso a través del cual se analizan los efectos significativos que tienen o pueden tener los planes, programas y proyectos, antes de su adopción, aprobación o autorización sobre el medio ambiente, incluyendo en dicho análisis los efectos de aquellos sobre los siguientes factores: la población, la salud humana, la flora, la fauna, la biodiversidad, la geodiversidad, la tierra, el suelo, el subsuelo, el aire, el agua, el clima, el cambio climático, el paisaje, los bienes materiales, incluido el patrimonio cultural, y la interacción entre todos los factores mencionados.

El artículo 18.1, cuando regula la solicitud de inicio de la evaluación ambiental estratégica ordinaria, establece:

Dentro del procedimiento sustantivo de adopción o aprobación del plan o programa el promotor presentará ante el órgano sustantivo, junto con la documentación exigida por la legislación sectorial, una solicitud de inicio de la evaluación ambiental estratégica ordinaria, acompañada del borrador del plan o programa y de un documento inicial estratégico que contendrá, al menos, la siguiente información:

a) Los objetivos de la planificación.

b) El alcance y contenido del plan o programa propuesto y de sus alternativas razonables, técnica y ambientalmente viables.

c) El desarrollo previsible del plan o programa.

d) Los potenciales impactos ambientales tomando en consideración el cambio climático.

e) Las incidencias previsibles sobre los planes sectoriales y territoriales concurrentes.

Añade el artículo 24.2 que el órgano ambiental realizará un análisis técnico del expediente, y un análisis de los impactos significativos de la aplicación del plan o programa en el medio ambiente, que tomará en consideración el cambio climático.

En la evaluación ambiental estratégica simplificada el artículo 29.1, respecto a la solicitud de inicio señala: Dentro del procedimiento sustantivo de adopción o aprobación del plan o programa, el promotor presentará ante el órgano sustantivo, junto con la documentación exigida por la legislación sectorial, una solicitud de inicio de la evaluación ambiental estratégica simplificada, acompañada del borrador del plan o programa y de un documento ambiental estratégico que contendrá, al menos, la siguiente información:

a) Los objetivos de la planificación.

b) El alcance y contenido del plan propuesto y de sus alternativas razonables, técnica y ambientalmente viables.

c) El desarrollo previsible del plan o programa.

d) Una caracterización de la situación del medio ambiente antes del desarrollo del plan o programa en el ámbito territorial afectado.

e) Los efectos ambientales previsibles y, si procede, su cuantificación.

f) Los efectos previsibles sobre los planes sectoriales y territoriales concurrentes.

g) La motivación de la aplicación del procedimiento de evaluación ambiental estratégica simplificada.

h) Un resumen de los motivos de la selección de las alternativas contempladas.

i) Las medidas previstas para prevenir, reducir y, en la medida de lo posible, corregir cualquier efecto negativo relevante en el medio ambiente de la aplicación del plan o programa, tomando en consideración el cambio climático.

En conclusión, será la evaluación ambiental estratégica la que integre en los instrumentos de ordenación las repercusiones en el cambio climático.

A riesgo de no ser original voy a acabar con varias preguntas:

¿Cómo se produce la integración en los estudios de detalle que al menos en la CAV no están sometidos a evaluación ambiental? ¿Supone que la Ley estatal básica provoca de facto su evaluación ambiental?

Como aquel programa del corazón, aquí hay tomate.

Leer más: LEY 7/2021, DE 20 DE MAYO, DE CAMBIO CLIMÁTICO Y TRANSICIÓN ENERGÉTICA (II)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *